Regularlos sí, prohibirlos no

A día de hoy el mercado de reposición de neumáticos de segunda mano sigue generando controversia en el sector, por ello desde Adine no se aboga por su prohibición total, ya que inevitablemente, existe una cierta demanda de este tipo de producto. Por ello, se considera necesario establecer un mayor control por parte de las Administraciones Públicas, y que tal y como exige la Ley de Residuos sean especialistas autorizados por la administración (gestores de residuos) quiénes puedan certificar y verificar que esos neumáticos cumplen con los estándares mínimos de garantía y calidad, así como que reúnen las condiciones óptimas y adecuadas para asegurar una correcta seguridad vial, como ya ocurre, por ejemplo, en el Reino Unido. De hecho, en la propia Ley de Residuos se recoge la jerarquía de residuos donde se pretende fomentar la preparación para la reutilización y el reciclado de los neumáticos fuera de uso.

Es evidente que el precio es el principal factor del auge de los neumáticos de segunda mano o usados, y máxime cuando venimos de una época de crisis que ha perdurado tantos años. De hecho, se estima que en España hay aproximadamente 2.000.000 de neumáticos de segundo uso circulando por nuestras carreteras.

Pero sin duda, el mayor problema al que se enfrenta nuestro sector es la adquisición y venta de neumáticos de segunda mano o usados procedentes del centro y norte de Europa sin ningún tipo de control técnico. Además en algunos casos, se da la circunstancia que existen empresas que los importan sin abonar el IVA y el coste de gestión del NFU correspondiente, lo que supone una clara competencia desleal para fabricantes, importadores y distribuidores, dado que existen talleres que los comercializan a precios muy bajos y el usuario final que los demanda, antepone el precio por encima de las prestaciones que pueda aportarle un neumático nuevo.

De esta forma, ADINE está manteniendo reuniones y trabajando de forma conjunta con los Ministerios de Medio Ambiente e Industria a fin de dar una solución a este asunto. Además actualmente estamos participando como vocales de un grupo de trabajo en AENOR, junto a otras asociaciones del sector y fabricantes de neumáticos, que pretende, entre sus diferentes objetivos, implantar las bases o requisitos que este neumático usado o de segunda mano debería cumplir para asegurar una correcta seguridad vial.

imprimir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *