Previsiones imprevisibles

Tras un 2020 complicado en el sector del neumático, pero que cierra mejor de lo esperado, 2021 se afronta con cierto optimismo, aunque todo dependerá de cómo evolucione la pandemia

Si echamos la vista atrás, sin duda, 2020 ha sido un año muy difícil y sin precedentes en todos los ámbitos, tanto económico, social y, por su supuesto, sanitario. Quién nos iba a decir a principios del año pasado, cuando todos estábamos llenos de nuevos retos e ilusiones, que tendríamos que afrontar una de las mayores crisis a nivel mundial, con un confinamiento total de por medio, el cual duró tres meses, tras la declaración del estado de alarma en el mes de marzo por parte del Gobierno.

En este sentido, el sector del neumático, al igual que otros sectores, no fue ajeno a todo lo que estaba ocurriendo: ERTES, créditos ICO, protocolos de seguridad, caída de la actividad de hasta un 88%, paralización de la producción de los fabricantes, cierre de muchos talleres durante el estado de alarma y, sin duda, el miedo a la incertidumbre de lo que estaba por llegar. Fueron momentos duros, y en esos días tan difíciles, ADINE estuvo en todo momento cerca de sus asociados y del sector en general, velando ante las Administraciones para que los talleres de neumáticos fueran considerados un “servicio esencial”, solicitando la aprobación de los ERTES para la distribución de neumáticos, además de asesorar e informar diariamente a sus asociados, de todas las novedades legislativas que se iban publicando y ayudando a nuestras empresas a afrontar este nuevo reto y tomar las mejores decisiones.

Más tarde, cuando todo parecía volver a la normalidad –la nueva normalidad-, el sector tuvo que lidiar con otro problema: la falta de stock. Pero a pesar de todo ello, y que las previsiones al inicio de la pandemia eran bastante nefastas, el sector fue recuperándose poco a poco, e incluso las ventas neumáticos de reposición del segmento consumer (turismo, 4×4 y furgoneta) crecieron durante los meses de septiembre a diciembre en comparación con 2019, finalizando el año 2020 con una caída acumulada de un 19% (según datos de Europool), que dados los acontecimientos, muchos habrían firmado.

Y aunque las previsiones para este año 2021 apuntan a que la recuperación del sector del neumático será escalonada y con cifras similares a 2019, se antoja bastante imprevisible prever lo que va a ocurrir, ya que todo dependerá de cómo evolucione la pandemia y que no se produzcan restricciones en cuanto a la movilidad.
Asimismo, 2021 comienza con una subida de precios anunciada por los fabricantes y quizás lo más preocupante: el precio de los fletes de los contenedores se ha multiplicado casi por cuatro, alcanzando los 8.000-9.000$ que, sin duda, afectará de una u otra forma al mercado en los primeros meses y a la importación de neumáticos procedentes de Asia.

En definitiva, el 2021 da paso a un año de incertidumbre y pensar más allá del día a día se antoja difícil, pero hay que empezar a hacerlo.

imprimir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *