adine-blog

¿Y si la solución estuviera en el neumático?

Como todos los días mientras disfruto de la comida me gusta ver las noticias y “empaparme” de todo y, especialmente, de la sección de deportes para conocer el día a día de mi deporte favorito, el fútbol, y como no, de mi equipo favorito, el Real Madrid. Sin embargo, a veces las noticias deportivas no son nada agradables (y no me estoy refiriendo a la racha negativa del Real Madrid).

Y es que, recientemente se ha conocido el suceso por el cual un juvenil de un equipo de fútbol asturiano falleció tras chocar contra un muro en un partido. El joven de 18 años no pudo superar las graves lesiones en la cabeza que se produjo durante un partido de liga en el que por un lance del juego acabó impactando contra el muro que rodea el campo de fútbol donde su club disputa los partidos como local. Sin duda, una fatídica noticia que entristece a los aficionados al fútbol como yo y que me hizo reflexionar sobre si este hecho podría haberse evitado de alguna forma.

Quizás este suceso no habría sucedido si, por ejemplo, se hubiera usado algún revestimiento con caucho en el muro, que hubiera reducido el impacto del joven, de forma similar a las propuestas de guardarraíles de neumáticos fuera de uso que han ido apareciendo en los últimos tiempos para absorber y neutralizar la energía generada en el impacto, protegiendo la vida de las víctimas en accidentes de tráfico.

Incluso a raíz del reciente terremoto y posterior tsunami en Indonesia, el cual se ha cobrado la vida de más de 1.600 personas, hemos conocido mediante un reciente estudio científico publicado en The Conversation que el neumático puede convertirse en un “amortiguador” de terremotos, capaz de reducir los efectos de seísmos sobre las viviendas.

Y es que, por suerte, los neumáticos no solo sirven para su fin principal, sino que al final de su vida útil pueden utilizarse para otros fines como, por ejemplo, relleno de campos de césped artificial, taludes, terraplenes, suelos de seguridad, parques infantiles, mezclas bituminosas en carreteras y piezas de caucho, entre otras infinidad de usos. E igualmente, los neumáticos usados pueden ser ornamentalmente prácticos, ya que sin ir más lejos, las viejas cubiertas pueden transformarse en columpios, mesas, maceteros, balizas, bolardos, mobiliario urbano, etc.

Pero, en algunos casos, para poder llevar a cabo muchos de estos proyectos que redundan en beneficio de todos nosotros es necesario el apoyo de las administraciones públicas, así como que los ciudadanos tengamos un mayor conocimiento de los distintos usos que tienen los neumáticos fuera de uso.

Conclusión, ¿y si la solución estuviera en el neumático?

imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*