Y por fin llegó la ansiada “reforma”

Después de catorce años (que ya tocaba), el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) ha abordado la reforma “express” del Real Decreto 1619/2005 sobre la gestión de los neumáticos fuera de uso (NFUs), iniciando el trámite de información pública del borrador o nuevo proyecto de RD, cuyo plazo para remitir sugerencias o comentarios al mismo finalizarán esta misma semana, concretamente, el próximo 21 de diciembre, posponiendo su completa actualización hasta la incorporación de la nueva Directiva (UE) 2018/951 sobre residuos.

Una modificación parcial o puntual del RD 1619/2005 que viene a mejorar y paliar la mayor parte de los problemas que actualmente existen en el sector del neumático, especialmente los relativos a la gestión de los NFUs, así como la creación de un registro de productores de neumáticos (que desde ADINE veníamos demandando desde hace ya algunos años) que aporte mayor transparencia y control en el funcionamiento del flujo del residuo, especialmente en lo que al fraude se refiere.

Así, en primer lugar, entre algunas de las modificaciones que el MITECO ha introducido en el borrador del RD, destaca la incorporación al sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor (SIGNUS o TNU) de los neumáticos con diámetro superior a 1.400 mm (hasta el momento excluidos del RD), relativos principalmente a los neumáticos agrícolas, de obra pública e industriales, que deberán gestionarse por ambos sistemas al igual que el resto de neumáticos y que a partir del 1 de julio de 2020 los productores deberán declarar los mismos.

En segundo lugar, otra de las novedades es que se ha modificado también la definición de productor de neumáticos (que aunque por el momento no incluye a los CAT (desguaces), aunque sí que deben hacerse cargo de la gestión), incluye la primera puesta en el mercado nacional de reposición, “con independencia del canal de venta utilizado” (incluyendo a la venta online), pero sigue sin incluir en la definición como productor la figura del distribuidor, tan demandada por nuestra Asociación, reflejada en la propia definición de la Directiva Marco de Residuos y de la propia Ley, de manera que los mismos puedan compartir la responsabilidad de la organización de la gestión de los residuos.

Asimismo, el nuevo texto, como ya decía, incorpora como novedad para erradicar el fraude la creación de un Registro de Productores, sobre el cual los importadores deberán inscribirse en un plazo de tres meses desde la aprobación del nuevo RD e informar al mismo de la cantidad de neumáticos (nuevos, recauchutados y usados) que pongan en el mercado nacional de reposición antes del 1 de marzo del año siguiente, teniendo en cuenta el peso por tonelada y la categoría de cada neumático. Así que, en el momento de la inscripción se le asignará a cada importador un número de registro, que deberá incluir en sus facturas y en la documentación que acompañe a sus ventas.

Y otra de las novedades que incluye el borrador es la regulación de la puesta en el mercado de los neumáticos de segunda mano, exigiendo a los comercializadores de este tipo de neumáticos que entreguen al consumidor un documento que acredite que se ha realizado la inspección y verificación conforme a la norma UNE 69051, o lo que es lo mismo, si un taller quiere comercializar neumáticos usados deberá bien adquirirlos a un gestor autorizado de residuos, o bien autorizarse el mismo como gestor y cumplir, como no, con los requisitos de la norma UNE mencionada.

Estas y otras novedades se han introducido en el antiguo RD, todo ello con independencia de los futuros cambios en la normativa que habrá que llevar a cabo como resultado de la incorporación a la Ley de Residuos de las novedades introducidas por la nueva Directiva de Residuos 2018/951, en cuanto al régimen de responsabilidad ampliada del productor. Por tanto, aunque es una reforma que no nos “llena” del todo, dado que no incluye al distribuidor como productor, siendo un elemento imprescindible de la cadena de suministro del mercado, aborda algunos de los principales problemas actuales, y esperamos que antes de verano de 2020 esté aprobado y publicado el nuevo texto del RD, por lo que hay que prepararse para los cambios que vienen que no son pocos.

imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*