Más vale prevenir que curar

Recuerdo cuando de niño viajaba con mis padres durante las vacaciones y antes de emprender cualquier viaje mi padre solía acudir a un taller para revisar la presión de los neumáticos. Así, la primera vez que le acompañé siendo muy pequeño le pregunté: “Papá, ¿a qué hemos venido al taller? ¿Por qué están inflando los neumáticos del coche?”, a lo que mi padre me contestó con el dicho popular: “Hijo, ¡más vale prevenir que curar! Es muy importante revisar los neumáticos antes de irnos de viaje, ya que algún neumático puede estar pinchado o desgastado y por lo que sea no me haya dado cuenta y no quiero sufrir un accidente”. Mi padre, de profesión Profesor de Autoescuela (desde antes de que naciera), siempre intento inculcarme los valores de la prevención al volante y la importancia de revisar los elementos del vehículo periódicamente como por ejemplo los neumáticos y más especialmente antes de realizar un largo trayecto por carretera.

Esta semana pasada daba comienzo para muchos las vacaciones de Semana Santa y se esperaba que durante esos días se produjeran gran cantidad de desplazamientos de vehículos por toda la geografía española. De hecho, recientemente leí que alrededor de 24 millones de neumáticos viajarían en Semana Santa en malas condiciones, circulando con bajas presiones de inflado, desgastes excesivos o con daños internos.

Un dato, este último, bastante preocupante y que nos invita a hacer una reflexión. Y es que quizás los conductores generalmente den más prioridad a otras cuestiones de la vida cotidiana que a los neumáticos de su vehículo, poniendo en riesgo para ello su seguridad y la de los demás.

Por ejemplo, hoy en día, es fácil encontrar junto a nosotros mientras estamos parados en cualquier semáforo, al vehículo de al lado con unos neumáticos muy deteriorados con el consiguiente riesgo que ello comporta, no siendo seguramente consciente ese conductor del desgate de los mismos porque posiblemente tenga otras preocupaciones o prioridades más importantes y “pase” de los neumáticos.

Así, considero que, hoy en día, los conductores no tienen excusa a la hora de adquirir unos neumáticos, ya que el mercado nos permite adquirir un juego de neumáticos en función de las necesidades de cada uno, ya sea por buscar calidad, precio o prestaciones.

Por ello, un mantenimiento adecuado y periódico de nuestros “zapatos”, debería convertirse en algo indispensable para todo conductor, no solo para evitar alguna multa si las autoridades encuentran alguna irregularidad, sino sobre todo para preservar la seguridad del coche, de todos aquellos que van en su interior y del resto de conductores que circulan al igual que nosotros por las carreteras y de los peatones por las calles, ya que unos neumáticos en mal estado, con desgaste excesivo, alargan la frenada.

Por tanto, necesitamos concienciarnos que es fundamental acudir a un taller especializado para realizar un adecuado mantenimiento de los neumáticos antes de realizar un viaje, máxime cuando en muchas ocasiones se circula con pasajeros y equipaje o bien incluso que seamos nosotros mismos quienes comprobemos la presión de los neumáticos en una gasolinera antes de iniciar el trayecto. Ahora bien, todos tenemos que concienciarnos.

imprimir

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*