LA GUERRA DE LOS PRECIOS

A tan solo poco más de seis meses para se estrene una nueva entrega de La Guerra de las Galaxias, titulada Episodio IX: El ascenso de Skywalker que, como no, llenará hasta la bandera los cines españoles y de todo el mundo y que, en mi caso, no me perderé por nada del mundo como fan incondicional de la saga (aunque prefiera la trilogía original), tengo que decir que parece ser que en el sector del neumático estamos asistiendo desde hace algunos años y, especialmente en los últimos meses, a lo que podría denominarse como “La Guerra de los Precios”.

Traigo esto a colación porque, de mi reciente visita a varios distribuidores por la geografía española, y tras charlar distendidamente con todos ellos sobre cómo se está comportando el sector durante estos meses que llevamos de año, he podido extraer varias conclusiones. La sensación o el sentir de todos coincide, y es que a todos les preocupan los mismos problemas e inquietan las mismas cuestiones, como por ejemplo, la existencia de una competencia feroz en el mercado, la reducción considerable de los márgenes comerciales, la fuerte presión de las grandes multinacionales, la disminución de las ventas (reflejadas en los datos publicados por Europool hasta el mes de abril), pero hay una que, sin duda, está en boca de todos: el precio.

El precio se ha convertido, hoy en día, en el principal elemento o factor de venta en el canal de distribución, dejando de lado otros factores tan importantes como la calidad en el servicio, la rapidez en la entrega, la amplia y completa variedad de productos y marcas, y alguno más que seguramente me deje en el tintero. Actualmente, el distribuidor está obligado a mejorar día a día, a redoblar sus inversiones en infraestructuras tanto de almacenes como de atención al cliente y ser lo suficientemente ágil como para poder competir y a la vez obtener un margen razonable y suficiente para poder subsistir, y encima esos esfuerzos no son tenidos en cuenta por el cliente, ya que solo prima: el precio.

Por desgracia el neumático se está convirtiendo en un producto banal, sin importar nada más que: el precio, donde al haber más oferta que demanda, obliga a los actores a ofrecer importantes descuentos y bajadas de precio de los neumáticos que, por el contrario, provoca una salvaje pérdida o reducción de los márgenes en las empresas, sin tener en cuenta la importancia que tiene el neumático en la seguridad vial y la necesidad de una sustitución a tiempo, cuestión de vital importancia y que el conductor ignora olímpicamente, ¡si hasta el 70% no sabe cuando debe cambiar los neumáticos!

Si, a todo ello, le sumamos también la aparición de actores que comercializan neumáticos de manera ilegal por debajo de los precios de coste del mercado mediante el ya conocido “fraude carrusel del IVA” (hechos denunciados por ADINE ante la Agencia Tributaria), hace que exista en el mercado una competencia desmesurada sólo por vender, así como una importante distorsión del mismo.

Por ello, es importante no solo la implicación de todos los actores del sector para conseguir un margen adecuado y que las empresas sean rentables y viables, sino también la colaboración de las Administraciones Públicas para poner cerco a los defraudadores que tanto dañan nuestro sector y lo destrozan de manera irreversible.

¡Que la fuerza nos acompañe!

imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*